Email:   Contraseña  
  
Ya somos 24950 personas en Bolsa.com - 7 on-line

Cunde el pánico en la OPEP

Cunde el pánico  por el alza de los precios del crudo. La OPEP está atrapada entre Dakota y Damasco.

La reunión de esta semana de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que comenzó ayer, debería tener un ambiente de fiesta. Con un precio promedio de casi US$112 por barril a la fecha, el crudo Brent está cerca de registrar su mejor año en 2012.

Pero cualquier celebración sobre esto no tendría mucho sentido. Los precios del petróleo corren el riesgo de sufrir importantes correcciones el próximo año. Deutsche Bank DBK.XE -2.03%dice que la variedad de proyecciones de analistas sobre los precios del crudo está en “niveles extremos”, con US$50 de diferencia entre los extremos alto y bajo. Más allá de 2013, la OPEP enfrenta crecientes tensiones que amenazan su supervivencia a largo plazo.

Los precios del crudo actuales tienen menos que ver con un repunte en la demanda y más con pura agitación política. Incluso mientras los delegados de la OPEP se reúnen en Viena, Damasco probablemente sea golpeada por explosiones. Siria no es un país que produce mucho crudo por sí solo, pero es un símbolo de la continuación de la Primavera Árabe. Esta agitación está detrás de los precios del petróleo en los que los gobiernos miembros de la OPEP dependen para su financiación. Pero también ejerce presión sobre ellos para que gasten más en la represión de la disidencia.

Lo que sucede es que estos precios altos también afectan la demanda de crudo, especialmente en medio de tanta incertidumbre económica, y estimulan suministros de energía alternativa. Ayer en Viena, la OPEP parecía seguir encaminada a mantener su actual techo de producción de crudo.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) piensa que la demanda global de petróleo habrá aumentado en 670.000 barriles por día este año. Sus proyecciones incluyen un crecimiento anual promedio de cerca de 660.000 barriles al día hasta 2020. Esta cifra está muy por debajo del promedio anual diario de 1,3 millones de barriles registrados en la década hasta 2008.

La defensa estándar de la OPEP es recortar su propia producción para equilibrar las cosas. Pero parte del problema es que incluso si la organización reduce su suministro, los compradores saben que aún tiene la capacidad de poner nuevamente en el mercado ese crudo si es necesario. Esto alivia los temores de escasez y quita presión sobre los precios.

Además de EE.UU. y Canadá, la OPEP tiene grandes problemas en sus propias filas: Irak. Ese país bombea en la actualidad más de 3,1 millones de barriles al día superando a Irán (que está bajo sanciones) para convertirse en el segundo productor de crudo de la OPEP. Para 2015, Irak podría producir 4,2 millones de barriles al día y para 2020, 6,1 millones, según una estimación de la AIE.

Los demás integrantes de la OPEP tendrán que recortar su producción para abrir campo para los barriles de Irak o correr el riesgo de inundar el mercado. La actitud de Arabia Saudita es clave. Como el mayor productor de la OPEP, también posee el mayor margen de capacidad excesiva. Tradicionalmente ha reducido o elevado la producción según sea necesario para controlar los precios. Pero con un ojo en Damasco y sus propias presiones internas, Arabia Saudita puede no estar dispuesta a soportar toda la carga de ceder cuota de mercado para abrirle el camino a Irak y apoyar los precios.

Vía WSJ

0 Respuestas a “Cunde el pánico en la OPEP”


  • Sin comentarios

Dejar un comentario